Existe una creencia errónea que afirma que debe evitar los alimentos como los huevos y las grasas saturadas con el fin de proteger su corazón. Aunque es verdad que las grasas de origen animal contienen colesterol, no significa que necesariamente sean dañinas para la salud. Como lo he discutido en muchas ocasiones, su cuerpo en realidad necesita del colesterol y el hecho de disminuir sus niveles de colesterol de manera natural muchas veces puede hacerle más mal que bien…Cada célula de su cuerpo necesita colesterol. Ayuda a producir membranas celulares, hormonas, vitamina D y ácidos biliares que lo ayudan a digerir la grasa. El colesterol también ayuda en la formación de los recuerdos y es vital para su función neurológica. En otras palabras, el colesterol es su amigo, no su enemigo.

Además, muchos estudios respaldan la conclusión de que los huevos prácticamente no tienen nada que ver con el aumento de los niveles de colesterol. Por ejemplo, una investigación publicada en el International Journal of Cardiology demostró que, en adultos sanos, comer huevos todos los días no les generaba efectos negativos en su función endotelial, una medida para detectar el riesgo cardíaco, ni tampoco aumentaba los niveles de colesterol.

Artículo publicado por el Dr. Joseph H. Mercola

Referencias

i Risk Analysis April 2002 22(2):203-18)